Taller de Arduino y robótica con alumnos con TEA

Autor: Alejandro González Gómez; Autismo Burgos / IES Cardenal Sandoval y Rojas

Dentro de las actividades socieducativas que promueve la Asociación de Autismo Burgos, desde hace cinco años estamos implementando una serie de programas que se centran en el trabajo colaborativo y por proyectos, lo que permite trabajar competencias sociales y de función ejecutiva en entornos naturalizados, dos áreas de sumo interés para el desarrollo personal de las personas con TEA.

En la Primera edición de los premios Aciertas nos entregaron un conjunto de 5 escornabots para montar. Aprovechando este material, hemos iniciado un taller de arduino y robótica, cuyo objetivo final es la participación en el desafío ASTI Challenge que en abril se celebra en la ciudad de Burgos. La primera "práctica" del taller ha consistido en dividir a los alumnos por parejas, y a cada uno se les ha entregado una de las cajas de escornabots para que los montasen de manera autónoma.


La experiencia nos ha servido para empezar a conocer arduino y para interiorizar lo que es un robot de cara a construir el nuestro propio. Los chicos han tenido que buscar la dirección del gibHub para descargar las instrucciones de montaje y el código que lo hace funcionar, resolviendo numerosos imprevistos por el camino, lo que nos ha permitido trabajar competencias en función ejecutiva.

Por ejemplo:
  • Una de las piezas del chasis se rompió, así que tuvieron que buscar el fichero stl para imprimir un repuesto, lo que nos permitió introducir la impresión 3D dentro de la actividad.
  • El montaje físico nos ha servido para evaluar y ganar confianza en destrezas de motricidad fina (un problema habitual con chicos con autismo).
  • Al descargar el código encontraron problemas con la IDE de arduino porque no habían tenido en cuenta que la placa era distinta de la UNO a la que están acostumbrados.
  • Una de las placas de arduino Nano resultó estar dañada. Hasta que lo descubrieron tuvieron que hacer numerosas pruebas, intercambiando componentes entre los robots, para averiguar cuál podía ser el fallo.
Finalmente, cuando tuvimos cuatro robots totalmente montados, los hemos utilizado para realizar algunos juegos de memoria, aprovechando para trabajar el desarrollo de habilidades de competición amistosa y juego en equipo.

Ahora ya hemos pasado a la siguiente fase, diseñar y montar nuestro propio robot. Las piezas del robot que no pudimos hacer funcionar nos están sirviendo para experimentar y los cuatro robots funcionales se los hemos entregado, totalmente operativos, a otros grupos de la asociación, con alumnos de primaria, para que trabajen y jueguen con ellos.

Los escornabots han sido un interesante aliciente y un motivador para seguir progresando en el proyecto.

Se puede seguir el progreso de los alumnos en las siguientes fases de estos talleres a través de dos cuentas de twitter:

@AquabotsAB

@aubut59

Comentarios

Entradas populares de este blog

Biomiics, Biología en Cómics

10 artículos científicos para niños en Frontiers

Cada día pasan por nuestros riñones 150 litros de sangre. ¿Cómo es posible?