"Una escuela puede construirse un laboratorio de biología molecular con 500 euros"

La Biología DIY (Do It Yourself) es un movimiento que comenzó en Estados Unidos cuando un conjunto de personas a las que les gustaba la ciencia, amateurs, decidieron crear juntos laboratorios comunitarios, y es que la ciencia se aprende haciéndola. Ricardo Mutuberria, ponente en el II Simposio ACIERTAS y fundador y director de la asociación Biook y BBK Open Science, cuyo objetivo es traer a España ese modelo de ciencia abierta y comunitaria, afirma que “la biología va a suponer una revolución en los próximos años, y no solo los científicos pueden hacer ciencia”.



Desde Biook se organizan talleres en los que la asociación actúa como facilitadora de recursos. “Actualmente, cualquier escuela puede obtener todas las herramientas necesarias para armar un laboratorio de biología molecular con incubadoras, PCRs, electroforesis… por unos 500 euros”. En el ámbito de la educación formal, el objetivo de Biook es capacitar a las nuevas generaciones en la ciencia transdisciplinar, y fomentar la práctica de la ciencia entre las personas según sus intereses.

Existen muchos experimentos que pueden realizarse de manera sencilla. Por ejemplo, crear microscopios con punteros láser que permitan ver las sombras de los microorganismos de una muestra de agua proyectadas en una pared. También se comercializan kits con los que sembrar bacterias en placas de Petri para ver su crecimiento, como es el caso del Canvas Kit de Amino Labs que se han entregado como Reconocimiento ACIERTAS en el simposio. Este kit trae todos los materiales necesarios para preparar el agar de las placas de Petri con un simple microondas y sembrar las bacterias, que se encuentran en soluciones acuosas. También dispone de antibióticos para evitar la contaminación de las placas por parte de otras bacterias. Además, el kit viene con una guía de instrucciones para realizar el experimento correctamente o, en caso contrario, para detectar en qué momento del proceso se ha cometido un error. “Es un protocolo muy sencillo y difícilmente sale mal”, comenta Ricardo. Las bacterias de este kit, completamente bioseguras, generan pigmentos de colores que permiten sembrarlas de forma que, al crecer, formen dibujos en las placas.



Desde Biook están trabajando para ofrecer jornadas en las que los ciudadanos puedan aplicar la técnica CRISPR y también para secuenciar el ADN mitocondrial. “Hay empresas a las que puedes enviar una muestra de tu genoma para que lo secuencien y te den información sobre ti, pero ellos también se quedan esa información, con lo que nos encontramos en los límites de la privacidad. En un taller como el nuestro, el propio ciudadano es quien realiza todo el proceso de secuenciación, y solo él tendría la información de su procedencia”.

Podéis consultar todas las diapostivas de la presentación de Ricardo Mutuberria en el siguiente enlace.

Podéis ver el seminario íntegro en el siguiente vídeo:


Comentarios

Entradas populares de este blog

Biomiics, Biología en Cómics

10 artículos científicos para niños en Frontiers